Presentación 

Durante la capital del Imperio Mexica, fue la sede del templo dedicado a una de sus principales deidades: Tezcatlipoca, dios protector de los guerreros, señor del inframundo, omnipresente.

 

 

El primer obispo de la Nueva España, Fray Juan de Zumárraga, escogió este sitio para fijar en él su residencia. Zumárraga fue nombrado arzobispo en 1547, pero falleció antes de recibir las bulas de su consagración. A pesar de haber donado en vida la casa y sus posteriores ampliaciones al Hospital del Amor de Dios, por decisión de la jerarquía eclesiástica, este sitio habría de fungir como sede del Arzobispado de México.

A lo largo de la colonia, la modesta construcción original fue transformándose, siguiendo los más diversos estilos de la arquitectura novohispana. Alcanzó sus dimensiones y majestuosidad de Palacio en el siglo XVIII, características que permanecen hasta nuestros días. Su estructura está compuesta de corredores que rodean el patio principal, con sus pilares labrados en cantera, decorados con pilastras toscanas planas en sus dos caras y elegantes arcos rebajados que delimitan el espacio interior, donde encontramos dos hermosos patios con sus fuentes. La fachada está coronada por arcos invertidos con pináculos, balcones en la planta alta y una portada custodiada por estípites.

En el Palacio del Arzobispado se encontraban las habitaciones privadas de los altos prelados de la Iglesia Católica, las oficinas, los tribunales, una fábrica de campanas y una cárcel eclesiástica, donde fue recluido uno de los precursores de la guerra de Independencia, el Lic. Francisco Primo de Verdad y Ramos, quien murió ahí mismo en circunstancias misteriosas.

Tras haber sido cárcel para los enemigos de la Revolución de Ayutla, y posteriormente cuartel de las tropas francesas en 1867, la República Restaurada asignó el inmueble a la Contaduría Mayor de Hacienda y a la Imprenta del Gobierno Federal, donde se editaba el Diario Oficial. Otra área la ocupó la fábrica de cigarros La Sultana, hasta 1890.

Por Decreto Presidencial, en 1961, se destinó el inmueble a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, fue sede de una escuela primaria, guardería y jardín de niños; también, oficinas de la Secretaría de Hacienda, de la Dirección General de Crédito Público, de Guerra y Marina, de Bienes Nacionales e Inspección Administrativa. En 1931 se le declaró Monumento Histórico.

Debido al terremoto que sacudió a la ciudad de México, en 1985, el edificio no padeció el hundimiento pero sí daños estructurales, siendo cerrado para su total restauración, a cargo de la entonces Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología. Durante los trabajos de rescate se localizó el basamento del muro norte y oriente de la pirámide del Templo de Tezcatlipoca; y enterrado a dos metros debajo de la fuente del segundo patio, se encontró un monolito circular pintado de rojo. Estaba en su posición original, sobre lo que pudiera ser la plataforma del templo, una piedra basáltica de 224 cm de diámetro, con una representación del sol, labrada en la parte superior y en el centro, un rostro de una deidad solar.

En 1982, La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, inició el programa Rescate y Restauración, con el propósito de rescatar, registrar, conservar y divulgar nuestro patrimonio nacional. Las obras de restauración y remodelación fueron concluidas en 1994. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público determinó convertir este inmueble en un espacio dedicado a la cultura para exhibir de manera permanente las colecciones Acervo Patrimonial y Pago en Especie, concebidas en el Programa Pago en Especie, mismas que enriquecen el patrimonio artístico nacional.

La Colección Acervo Patrimonial se caracteriza por la heterogeneidad de sus piezas, procedentes de épocas y lugares distintos, de estilos, manufactura y tecnologías diversas, que fueron utilizadas para el trabajo cotidiano en oficinas hacendarias, o en su decoración, como: mobiliario, equipos de oficina, herrajes, objetos de ornato y artes aplicadas, pinturas, esculturas, filatelia fiscal y numismática, son objetos que el tiempo ha convertido en piezas de museo, testimonio del quehacer de la institución y de la estética funcional de su pasado. Una selección de este acervo integra la colección permanente del Museo de la SHCP, Antiguo Palacio del Arzobispado. Otra parte se exhibe en el Recinto Homenaje a don Benito Juárez y en las Áreas Protocolarias de la Secretaría, ambos ubicados en Palacio Nacional.

 

 

 

En 1975, se publicó el Decreto que regula el Programa Pago en Especie, régimen de excepción fiscal optativo que facilita a los creadores plásticos el cumplir con sus obligaciones tributarias, al tiempo de integrar una colección que enriquece el patrimonio artístico nacional; de esta manera, en la Colección Pago en Especie se dan cita prominentes artistas de la plástica mexicana del siglo XX; maestros de la Escuela Mexicana de Pintura, exponentes de las corrientes abstractas y figurativas posteriores, así como los jóvenes artistas con innovadoras propuestas. El acervo está integrado por diversas expresiones de la escultura, pintura y gráfica, tradiciones plásticas reinterpretadas a la sombra del parteaguas cronológico que se anuncia en las inquietudes de los autores. Nombres y enfoques temáticos se fusionan en un corpus armónico donde la libertad creativa abre espacios, demostrando la fuerza y posibilidad evolutiva de las artes.

La Dirección General de Promoción Cultural, obra pública y Acervo Patrimonial, dependiente de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pone al alcance del público en general la página www.apartados.hacienda.gob.mx/cultura/index.html, herramienta que le permite acceder a los autores, fichas técnicas e imágenes de las obras que integran este acervo y continúa con el compromiso de promover la Colección Pago en Especie, al organizar muestras permanentes y temporales así como exposiciones itinerantes en la República y préstamos de obra a reconocidos museos en el extranjero. Dichas acciones contribuyen al fortalecimiento de nuestra rica identidad cultural y forman parte medular del proyecto para el desarrollo nacional.

 

 

 

Paralelamente a la exhibición de muestras y tomando en cuenta que lo más importante en la educación y la apreciación artística es la diversión y el juego como herramienta cognoscitiva, desde hace algunos años, el Museo de la SHCP dedica un Espacio Lúdico para ofrecer al público la posibilidad de complementar su visita con una experiencia directa con la exposición en turno, al reinterpretar las obras de arte por medio de ejercicios plásticos o vivenciales. De esta manera se refuerza el aprendizaje obtenido durante el recorrido y se adquieren habilidades en el campo de lo social, el lenguaje y la habilidad psicomotora.

Última actualización:
jueves, 9 de diciembre de 2010
Facebook Twitter Flickr Youtube TV Hacienda Streaming Fotogalería
 
 
   
Palacio Nacional s/n. Col Centro, Del. Cuauhtémoc, Distrito Federal, C.P. 06000